Túnica de Esparragosa del Nazareno de Marchena

Un equipo interdisciplinar especializado se encargará de darle segunda vida a una pieza característica de la Hermandad de Jesús el Nazareno de Sevilla

La túnica de Esparragosa de Nuestro Padre Jesús Nazareno de Marchena es una de las piezas más importantes de la hermandad sevillana. Fue obra del bordador Pascual Esparragosa en el año 1802, por lo que tiene una antigüedad de 219 años. En 2019, comenzó a estudiarse la posibilidad de someter a la pieza a un proceso de restauración debido a su alto grado de deterioro.

No obstante, fue el pasado 30 de diciembre cuando la Dirección General de Patrimonio Histórico y Documental de la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía dio luz verde al proceso. “Los estudios culminaron en el momento en el que se hizo un proyecto y se presentó a la Junta de Andalucía”. “Estamos en el comienzo de la fase de intervención”, señala Gonzalo Navarro, director creativo del Taller Sucesores de Elena Caro y responsable de los proyectos de restauración.

Los encargados del proceso de restauración será el taller Sucesores de Elena Caro. Desde el centro explican que “esta iniciativa surge de la necesidad de poner en valor una obra de excepcional calidad”. “Se encontraba en un estado de conservación deficiente que no solo impedía el uso procesional, sino que ponía en peligro su integridad material”.

El estado de conservación de la pieza impedía su uso procesional y la limitaba únicamente a ser portada por la imagen durante el tiempo de culto en su altar. Gonzalo sostiene que “para los devotos no era decorosa ya que el deterioro de la pieza era considerable a la luz del día y a contemplación cercana”. “El tejido base estaba tan frágil que no podía salir en procesión con todo el movimiento que eso conlleva”.                                                 

Túnica de Esparragosa del Nazareno de Marchena
Túnica de Esparragosa del Nazareno de Marchena

Para llevar a cabo la intervención de la pieza se cuenta con un equipo interdisciplinar cualificado. Tres Licenciados en Bellas Artes especialistas en conservación-restauración de Bienes Culturales Carlota Elena Meléndez, Gonzalo Navarro Ambrojo y Gema Pérez Morales, junto a artesanos del bordado en oro, oficiales integrantes de la plantilla del Taller de Sucesores de Elena Caro. También se cuenta con Jesús López Alfonso, Licenciado en Historia.

Durante la fase de estudio previo se valoraron diferentes posibilidades, lo primero que se propuso fue realizar una intervención conservativa, pero ello iba a impedir que la pieza se pudiera seguir usando. La hermandad del Nazareno de Marchena dejó claro que la túnica debía de ser de nuevo usada, por lo que se descartó esta primera técnica.

De esta forma, el equipo cualificado de Elena Caro llevará a cabo una intervención de carácter restaurador. Así, se sustituirá el tejido base por uno de idénticas características al original. Además, se aplicarán tratamientos de restauración en los bordados que conforman la ornamentación de la obra.

“Si el tejido base no hubiera estado tan delicado y no tuviera daños irreversibles se hubiera optado por otra alternativa. Además, profesionales especializados en bordados y piezas sacras en uso abogaron la técnica que vamos a utilizar para salvar la pieza”, comenta Navarro.

Asimismo, la túnica de Esparragosa del Nazareno de Marchena deberá de estar lista para finales de 2021. Se estima que la duración de la intervención sea de 12 meses.