Ejemplo de uno de los dibujos de Julio Pascual restaurados por Noemí Sierra

La Fundación Soliss culmina el proceso de restauración del legado de Julio Pascual con motivo del 50 aniversario de su muerte

La fundación Solíss ha sido la encargada de rescatar más de 260 bocetos artísticos de Julio Pascual, uno de los rejeros toledanos más importantes del siglo XIX. El proceso de restauración ha coincidido con el 50 aniversario del fallecimiento del artista. Los dibujos han requerido un proceso de restauración de casi tres años, debido a las condiciones desfavorables que sufrían.

Julio Pascual es considerado el último gran maestro de rejería de Europa. Los familiares más cercanos se fueron llevando sus bienes, aunque la gran cantidad de dibujos quedaron guardados en un baúl de la vivienda. La restauración de los dibujos comienza en 2017, cuando la Fundación Soliss contacta con Noemí Sierra, restauradora y conservadora toledana, de Fondo Blanco Conservación, Arte y Restauración. 

dibujos de Julio Pascal que quedaron guardados en un baúl de la vivienda y que fueron posteriormente restaurados
Dibujos de Julio Pascal restaurados
 Durante el proceso de restauración se han llevado a cabo la reparación de grietas gracias a un pincel metido en celulosa.
Durante el proceso de restauración se han llevado a cabo la reparación de grietas gracias a un pincel metido en celulosa.

El proceso de restauración se ha iniciado con la clasificación por tamaños de los bocetos artísticos y su posterior documentación fotográfica. Debido al deterioro de los dibujos se realizaron una serie de pruebas de solubilidad. “El proceso inicial de limpieza fue muy cuidadoso pero necesario”, explica Noemí Sierra. La humedad, los residuos y el paso del tiempo de todos los dibujos han llevado a un trabajo de restauración y conservación de aproximadamente tres años.

“El proceso inicial de limpieza fue muy cuidadoso pero necesario”, explica Noemí Sierra

Se ha querido conservar el encanto de los dibujos antiguos y actualmente la pátina de estos se conserva. Alisados los bocetos, se procedió a la reparación de las grietas. “Estaban muy rotos y hacían que el papel fuese más frágil”, señala la restauradora Noemí Sierra. Se ha conseguido reparar todas las grietas gracias a un minucioso trabajo de estudio de adhesión. En los casos más excepcionales y graves “se han utilizado injertos de papel” aclara Noemí Sierra y añade que “se ha respetado el papel original en casi todos los dibujos”.

Todas las obras de arte que son restauradas pasan por un proceso final de conservación, los dibujos del maestro rejero Julio Pascual no son una excepción. Noemí Sierra se ha encargado de realizar manualmente carpetas de cartón pH neutro para guardar los bocetos. “En algunos casos se ha añadido un acetato transparente para poder coger el dibujo sin manipularlo”, afirma Noemí Sierra. Las carpetas se guardan en cajas hechas de distinto tamaño, forradas en su interior con  papel pH neutro y que se guardan a su vez en un archivador metálico. El último paso ha sido digitalizar todos los dibujos y ejecutar una base de datos que permita a los investigadores o historiadores acceder a ellos.

Noemí Sierra ha realizado y forrado manualmente las carpetas con papel pH neutro y en algunos casos ha añadido acetato transparente
Noemí Sierra ha realizado y forrado manualmente las carpetas con papel pH neutro y en algunos casos ha añadido acetato transparente

La Fundación Soliss ha llevado a cabo un programa de difusión del legado del artista Julio Pascual defendiendo la importancia de conocer el patrimonio local. Los más de 260 dibujos se encuentran en la página web de la fundación. “El principal motivo es concienciar de la importancia de valorar el patrimonio artístico”, declara la restauradora y conservadora, Noemí Sierra.

 

Suscríbete a nuestra newsletter

¡Regístrate para estar al día de todas las noticias y novedades de la revista VALARTE!